lunes, 1 de febrero de 2021

Lo que puedes ver en HISTOBENIDORM


Si tienes interés por conocer la historia de Benidorm, el patrimonio que se puede visitar, sus gentes... este es tu blog. Bienvenido. 
Los temas que podrás encontrar se agrupan en los apartados siguientes:
- AGUA
- BIOGRAFÍAS
- HISTORIA
- LIBROS Y PUBLICACIONES SOBRE SU HISTORIA
- PATRIMONIO QUE PUEDE VISITARSE
- TURISMO

Dentro de cada apartado puedes acceder a cada uno de sus temas pulsando en  VER






AGUA:


  • El agua en Benidorm a lo largo de su historia. VER
  • Cuando Benidorm bebió de la Séquia Mare porque fracasó el suministro de agua potable desde la Font de Carreres en el siglo XIX. VER
  • Una rotonda de Benidorm denominada "Séquia Mare" para recordar la importancia del Reg Major de l'Alfàs en Benidorm, la Nucia i l'Alfàs del Pi. VER

  • Los orígenes de la hidroelectricidad en Benidorm y la Marina Baja. VER
  • El Canal Bajo del Algar. VER
  • Los embalses de Guadalest y Amadorio, dos importantes elementos para el suministro de agua a Benidorm. VER
  • El Consorcio de Aguas de la Marina Baja. VER
  • La sequía del año 1978 en VER
  • Los acuíferos de la Marina Baja. El agua subterránea, un recurso clave para el abastecimiento de agua potable y de riego en los municipios turísticos de la VER
  • Breve historia de la depuración de las aguas residuales en Benidorm VER
  • Agua potable y saneamiento en Benidorm VER
  • AGUA Y TURISMO en el día mundial del turismo. El consumo de agua en  Benidorm y la Marina Baja y su turismo sostenible. VER



BIOGRAFÍAS
  • La calle Tomás Ortuño de Benidorm y el personaje Tomás Ortuño Orts VER
  • COSME BAYONA FUSTER, médico y personaje destacado de Benidorm en la primera mitad del siglo XX procesado por masonería VER
  • Curriculum vitae de PEDRO ZARAGOZA ORTS VER
  • El almirante  JULIO GUILLÉN TATO y Benidorm VER
  • VICENTE LLORCA ZARAGOZA un benidormense destacado en el mundo de la cultura (1ª parte).  VER
  • VICENTE LLORCA ZARAGOZA un benidormense destacado en el mundo de la cultura (2ª parte). VER 
  • José Miñana Pérez, un ciudadano estadounidense alcalde de Benidorm y "Master Mariner any ocean".
     VER



HISTORIA
  • Sobre los orígenes de Benidorm. VER
  • Benidorm y sus antiguas vías de comunicación terrestre. Los caminos del pasado: las rutas de los antiguos iberos, embrión de las actuales. VER
  • Intentos de traducir el texto ibérico de un fragmento cerámico del Tossal de la Cala de Benidorm VER
  • Historia de la partida de Lliriet, un rincón de Benidorm de gran valor histórico, medioambiental y etnológico y un patrimonio amenazado. VER
  • La Guerra de los dos Pedros (1356-1365) y sus repercusiones en Benidorm y la Marina Baja. VER
  • Piratas, corsarios y defensa del litoral  del Reino de Valencia. VER 
  • ¿Por qué fracasó la Carta Puebla de Benidorm de 1325? VER
  • Aranjuez, 8 de mayo del año 1654: Felipe IV autoriza a Beatriz Fajardo de Mendoza a heredar el señorío de Benidorm. VER 
  • La carta puebla de Benidorm de 1666 (1ª parte)VER
  • La carta puebla de Benidorm de 1666 (2ª parte)VER
  • La carta puebla de Benidorm de 1666 (3ª parte)VER
  • Polop y Benidorm hace 350 años: constitución del Riego Mayor del Alfaz y creación del municipio de Benidorm. VER 
  • Año 1668: Un censal de 4.000 libras para continuar la repoblación de Benidorm y Polop (1ª parte) VER
  • Año 1668: Un censal de 4.000 libras para continuar la repoblación de Benidorm y Polop (2ª parte) VER
  • Un día en la vida de Benidorm en el año 1687: Rodrigo Baltasar de Puigmarín y Fajardo toma posesión del señorío. VER
  • La cala de Finestrat en los siglos XVII y XVIII. VER
  • Benidorm, 1740:  un barco a la deriva, un conflicto de competencias y un milagro. VER
  • Agricultura, sequías, huracanes y granizadas en el Benidorm del siglo XVIII. VER
  • L'Alfàs de Baix o L'Alfàs de Benidorm: una partida rural clave en la creación de Benidorm en 1666 y corazón agrícola del Benidorm tradicional. VER
  • El "hospital de pobres" de Benidorm, una institución caritativa de Benidorm en los siglos XVIII y XIX. VER
  • AbdelKader, el patriota argelino del siglo XIX que luchó contra la colonización francesa, pudo haber nacido en Benidorm según la prensa española de 1845. VER
  • El  ferrocarril de vía estrecha de Alicante a Denia, "El Trenet de la Marina", cumple 100 años en 2014.VER 
  • Últimos días de la Guerra Civil en Benidorm: un bombardeo destruye dos casas el 29 de marzo de 1939. VER 
  • Polop y Benidorm a lo largo de la historia.VER
  • El arte de la almadraba según el arráez  de Benidorm Jaime Pérez Zaragoza. VER
  • Benidorm y las almadrabas. VER
  • El escudo del municipio de Benidorm, imagen oficial de la ciudad turística. VER
  • La cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, un elemento importante en la historia religiosa de Benidorm. VER
  • Las inundaciones de 1971 en Benidorm, una catástrofe previsible.   VER
  • "La Taula del Bon Profit" de Benidorm, una asociación muy peculiar e influyente fundada en 1972. VER




LIBROS Y PUBLICACIONES sobre la historia de Benidorm


  • Un libro sobre la historia de BENIDORM antes del desarrollo turístico. VER
  • Beatriz Fajardo y la primera edición de su Carta Puebla de Benidorm. VER 
  • Benidorm 1812-2012, apuntes para un bicentenario. Un libro sobre la Guerra de la Independencia en Benidorm. VER
  • Historia de Benidorm en los siglos XIX y XX según Vicente Llorca:  1. Aspectos demográficos del Benidorm tradicional. VER
  • Historia de Benidorm en los siglos XIX y XX según Vicente Llorca:   2. Religiosidad en el Benidorm tradicional: la iglesia de Sant Jaume y la ermita de Sanz. VER
  • Historia de Benidorm en los siglos XIX y XX según Vicente Llorca:   3. Actividad corsaria y contrabandista en Benidorm en los siglos XVIII y XIX. VER
  • Historia de Benidorm en los siglos XIX y XX según Vicente Llorca:   4.  Benidorm señorío secular, el agua potable y el Riego Mayor del Alfaz. VER
  • Historia de Benidorm en los siglos XIX y XX según Vicente Llorca:  5. Comunicaciones terrestres, organización administrativa y Aduana de Benidorm, actividad económica. VER
  •  Historia de Benidorm en los siglos XIX y XX según Vicente Llorca:  6 Marinos ilustres de Benidorm. VER
  • Historia de Benidorm en los siglos XIX y XX según Vicente Llorca:  7 Comunicaciones terrestres, Organización administrativa y Aduana de Benidorm,  Actividad económica.  VER
  • Historia de Benidorm en los siglos XIX y XX según Vicente Llorca:  8  Personajes ilustres de Benidorm. VER
  • Historia de Benidorm en los siglos XIX y XX según Vicente Llorca:  9 La educación en el Benidorm de principios del siglo XX, El primer turismo y La política local  VER
  • Historia de Benidorm en los siglos XIX y XX según Vicente Llorca: 10  Un día en la vida de Benidorm. VER 
  • Un libro sobre Benidorm durante la Segunda República y la guerra civil (1931-1936).   VER
  • Un libro de fotografías de Benidorm en las décadas de 1950 y 1960: "El Benidorm de Quico Su mirada y su voz".  VER
  • Un libro sobre la historia de Benidorm: “Corsarios norteafricanos en las baronías de Polop y Benidorm Ataques, despoblación y esclavitud (1325-1830)”. VER





PATRIMONIO que puede visitarse en Benidorm


  • El castillo de Benidorm, un importante elemento de la defensa del litoral valenciano y una de las claves de la existencia de la ciudad. VER
  • La plaza del Castillo y el arco de la plaza Castelar de Benidorm, dos testigos de la historia de esta población. VER
  • Un importante enclave del Benidorm tradicional: la plaza que en los últimos siglos ha sido denominada de la Constitución, del Mesón, del Mercado, Mayor y del Calpí. VER
  • La torre de Les Caletes de Benidorm. VER
  • La torre denominada de Morales. VER
  • Un aljibe de Serra Gelada, ejemplo de elemento hidráulico tradicional y de destrucción del patrimonio. VER
  • La compra de la ermita de Sanz o Sanç en 1985 VER
  • Benidorm: recuperan el cepo de un ancla romana. VER
  • El poblado ibérico del Tossal de la Cala de Benidorm ¿una fortificación romana? VER
  • Últimas excavaciones arqueológicas en el Tossal de la Cala de Benidorm y el hallazgo de la muralla de un fortín romano, o castellum, de la época de Sertorio, siglo I a.C. VER 
  • La defensa de Benidorm: los bunkers de la GUERRA CIVIL. VER
  • La isla o islote de Benidorm: mitos y realidades, historia y leyendas. VER
  • El puerto y el club náutico de Benidorm. VER
  • La Plaza de la Cruz de Benidorm con su cruz de término desaparecida y la palmera   VER
  • Historia de la partida de Lliriet, un rincón de Benidorm de gran valor histórico, medioambiental y etnológico y un patrimonio amenazado.  VER
  • "El trenet" de ESA hasta el año 1965, un patrimonio histórico y monumental de la Marina Baja VER
  • Una antigua fotografía de la playa de Poniente de Benidorm antes del boom turístico y la historia de un puente sobre el barranco de la Foia del Bol, próximo al hotel Marconi  VER
  • Recorriendo el barranco de Polop que durante siglos ha permitido la supervivencia de Polop, La NUCIA, l’Alfàs del Pi y Benidorm. VER  
  • La Plaça de la Senyoria en Benidorm, testimonio del desarrollo turístico de la década de 1960 y legado de Julio Guillén Tato  VER

  • Sierra Helada o Serra Gelada de Benidorm, un entorno natural de gran interés geológico, botánico e histórico con atractivas rutas de senderismo. VER



TURISMO
  • El siglo XIX y el primer turismo de Benidorm VER
  • El turismo de Benidorm en las primeras décadas del siglo XX: 1) La actividad turística de 1900 a 1920 VER
  • El turismo en Benidorm en las primeras décadas del siglo XX: 2) La década de 1920 VER
  • Imágenes turísticas en blanco y negro: Verano de 1977 y 1978 en Benidorm.  VER
  • Imágenes turísticas en blanco y negro: ¡Ay!, los turoperadores. VER
  • Imágenes turísticas en blanco y negro. Oficios superados: el guía VER
  • Imágenes turísticas en blanco y negro. “Los Rodríguez”, una aportación del turismo VER
  • Imágenes turísticas en blanco y negro: Los Inspectores de Turismo. VER
  • Fredo Marvelli y los alemanes en el Benidorm de 1950 a 1970.  VER
  • El Gran Hotel Delfín, símbolo de los primeros años del turismo de Benidorm. VER 

viernes, 22 de enero de 2021

La Cala del Ti Ximo en Benidorm y su mina de ocre.


Francisco Amillo Alegre



1 Situada en el Parc Natural de la Serra Gelada de Benidorm la cala del Ti Ximo permite disfrutar de una playa pequeña y tranquila, de aguas cristalinas, en el entorno natural de Serra Gelada.



La cala y el barranco del Ti Ximo.

2. La cala del Ti Ximo, enclavada en el Parc Natural de Serra Gelada, es un espacio accesible y que permite el disfrute de su playa, su mar y los paseos por un espacio con características muy especiales ya que este sector es el más seco de la Serra Gelada a causa del árido clima mediterráneo al que sin embargo se han adaptado algunas especies vegetales y animales.


Actualmente esta cala es conocida sobre todo por su pequeña playa de piedra y arena. Mide unos 30 metros, la mitad que su vecina cala Almadraba, con la que comparte el encanto de una playa casi virgen, tranquila, en medio de un espacio natural de gran belleza paisajística por sus acantilados, sus aguas cristalinas y su vegetación mediterránea. Estamos en un entorno privilegiado que completa la variedad de playas que tenemos en Benidorm. 

3 El barranco del Ti Ximo es el resultado de la acción erosiva del agua de lluvia que ha excavado un cauce profundo hasta llegar al mar. La fotografía está tomada desde la carretera que conduce a la torre de Les Caletes. Es una ruta muy adecuada para observar las características del barranco y las vistas del mar y Serra Gelada.


La cala del Ti Ximo es el final de un barranco de algo más de 700 metros de longitud en el extremo SO de la Serra Gelada, próximo al Racó de l'Oix. Hay en esa sierra muchos otros barrancos, abiertos durante milenios por la erosión de las aguas de lluvia que en otras épocas eran bastante más copiosas que en la actualidad. Los barrancos predominan en la vertiente terrestre de la sierra pero el del Ti Ximo es de los pocos que desembocan directamente a la mar y desde luego el más largo de ellos.  

Antaño los humanos lo aprovecharon cultivando la parte media y baja de sus laderas. Lo demuestran los bancales construidos con muros de piedra que aún podemos observar a pesar de estar abandonados desde hace tiempo. Roturar un terreno de fuerte pendiente mediante esa técnica era muy usual en la agricultura tradicional de la comarca; en la otra vertiente de la sierra tenemos muchos ejemplos. Los bancales permitían obtener superficies planas de tierra, aptas para cultivos de secano, predominando los algarrobos de los que aún sobreviven algunos ejemplares. Servían además para laminar la escorrentía del agua de lluvia disminuyendo su fuerza de arrastre y empapando mejor la tierra al mismo tiempo que se regaban los cultivos. También hay que destacar que el aire del mar, a menudo muy cargado de humedad, supone un aporte hídrico importante para cultivos y vegetación natural.


4 La gran pendiente del barranco y la escasez de precipitaciones no permitían una agricultura próspera, sólo una de secano de bajos rendimientos. Era preciso construir bancales para obtener pequeñas parcelas planas donde plantar algarrobos, una especie arbórea que soporta bien la pobreza de lluvias de esta zona.


La carretera que actualmente da acceso a la playa ha ocupado la parte final del lecho de ese barranco por lo que su aspecto es distinto al de antes de su adaptación al turismo. Lo mismo sucede en los otros tramos del barranco donde los antiguos cultivos han sido desplazados por la vegetación natural de pinos, matorrales y plantas aromáticas entre las que abunda el espígol o espliego, que no he visto en la vertiente terrestre de Serra Gelada. 

En siglos pasados era un lugar solitario por su lejanía a Benidorm y desde la Edad Media hasta el siglo XIX era también muy peligroso por la frecuencia de arribadas de naves corsarias norteafricanas. Hay muchos documentos en los que se indica que estas calas eran el escondite preferido de las naves norteafricanas que querían asaltar naves mercantes cristianas e incluso poblaciones costeras. Desde el punto de vista agrícola tampoco resultaba atractivo porque las cosechas eran de bajos rendimientos a costa de un trabajo intenso y duro. Aislamiento, peligro y pobreza: unas condiciones difíciles de imaginar para la mayoría de personas que hoy día acuden a disfrutar de su playa o a pasear atraídos por las magníficas vistas de esta parte del Parc Natural de Serra Gelada.

5 Algarrobos como este nos recuerdan que antiguamente el barranco del Ti Ximo era un espacio agrícola, sin los valores turísticos, paisajísticos y medioambientales que hoy día le caracterizan.


El topónimo “Ti Ximo” que reciben el barranco y su cala es la forma valenciana de “Tío Joaquín”, siendo "Ti" una forma respetuosa de referirse a las personas mayores de Benidorm. El topónimo se formó a partir del nombre de su propietario Joaquín Antonio Orquín Oriola nacido en 1853 [1]. Había construido los bancales en las laderas del barranco y los plantó de algarrobos. 

Según se informa en varios artículos, a principios de la década de 1940 fue presionado y amenazado con la cárcel por no permitir la reapertura de la mina de ocre que había en su propiedad: 

[…] el pescador de Benidorm Joaquín Orquín, a quien todos conocían por El Ti Ximo, trataba de sacar algún provecho a una cala improductiva de su propiedad situada entre el Racó de l'Oix y la Punta El Cavall. Para ello se propuso construir unas tablas en las partes más propicias y plantar en ellas higueras y algarrobos. Levantó los cercos con piedras, buscó un lomo de tierra entre la roca y empezó a llenar capazos con la azada para rellenar las tablas. 

[…] unos ingenieros [...]  pasaron por la cala y comprobaron que la tierra que estaba esparciendo sobre los bancales era ocre […]. Inspeccionaron la cala y no tardaron en descubrir un apetitoso filón de ocre en uno de los rincones del barranco. Entonces, se pusieron en contacto con él y trataron de hacerle firmar […] para que ellos pudieran explotar la mina, lo que provocó la negativa de Joaquín Orquín […]

Los ingenieros aprovecharon su buena sintonía con el régimen y El Ti Ximo, que hacía las veces de alguacil, fue requerido en un despacho oficial de Alicante, donde fue coaccionado a firmar aquellos papeles bajo todo tipo de amenazas […]. Sin embargo, no cedió y se reafirmó en su propósito de utilizar esa tierra amarilla para cultivar higueras y algarrobos. Esa noche la pasó en la cárcel […]. Cuando comprobaron que la resistencia de Orquín no se resquebrajaba por más días que pasaran, urdieron otro plan: encerrar a sus hijos y soltarlo a él. Con sus hijos en la cárcel, El Ti Ximo puso la cruz sobre todos los documentos que le pusieron delante.”  [2]. 


Joaquín Orquín y su esposa Josefa Sanchís Such habían construido una casita de campo. Estaba muy bien situada, a suficiente altura del barranco para estar a salvo de sus avenidas y muy resguardada de los vientos. Su proximidad al mar, a unos 150 metros de la playa lo convertía en un lugar saludable por lo que, según se cuenta en Benidorm, la cedían a amigos y personas enfermas que se la pedían:

Compran un terreno, con una mina de ocre, en Sierra Helada y se le empieza a llamar la Cala del Tío Ximo. Construye una casita que es prácticamente de todo el pueblo. Según cuentan esta casita se presta y deja a los vecinos de Benidorm para celebraciones de cualquier índole, vacaciones e incluso para “sanatorio”. Me dicen que son muchos los recién casados que le piden al Tío Ximo la vivienda para pasar los primeros días de matrimonio. Otro servicio que hacía era de “sanatorio” para el que caiga enfermo y necesitaba aire puro a sus pulmones. Todos los vecinos de la villa disponían de esta casa como si fuera suya”  [3]. 

En la década de 1960, según se indica, la familia del Ti Ximo acabó vendiendo estos terrenos por unas 200.000 pesetas para poder pagar una deuda. En el Registro de la Propiedad nº 2 de Benidorm figura que era propiedad de la empresa "Asensi, Pérez y Lillo Sociedad Limitada" y que más tarde pasó a ser propiedad de Alfonso Puchades Jou.  


6 Antigua fotografía de la casa del Ti Ximo edificada sobre un bancal y con un corral adosado. Bajo una dependencia administrativa de la mina de ocre.


7 Estado actual de abandono de la casa del Ti Ximo con el tejado desaparecido. Los grafiti han deteriorado su estética exterior pero lo más grave es la pérdida del tejado y la caída  del enlucido de los muros que llevará, inexorablemente, a su desplome total. Seguirá el mismo camino que la dependencia de la mina de ocre que estaba debajo y de la que sólo quedan restos de muro


La casa del Ti Ximo no era su vivienda habitual. El barranco estaba entonces muy alejado del pueblo y “l’arreplegà de garrofes” o recogida de algarrobas, podía durar varios días. Tener un lugar donde pasar las noches mientras duraba la recolección era mejor que ir y venir cada día a Benidorm. En aquellos años estas casitas de campo eran frecuentes en muchos pueblos valencianos.

El carácter de hábitat temporal y la gran pendiente del terreno explican el pequeño tamaño de esta casa: su planta interior rectangular mide unos 15 metros cuadrados (3,20 x 4,90 metros), estando la única puerta en uno de los lados mayores. Los muros son de carga, de un grosor de 54 cm., construidos de piedra irregular cogida con mortero de cal y revocados exteriormente con mortero, lo que obligaba a encalar las paredes casi todos los años para evitar los daños de la erosión atmosférica.


8 Al estar construida la casa sobre un bancal la pared delantera se asentaba sobre el relleno pero la trasera se asentaba sobre la roca que llega a verse dentro de la casa y que se aprovechó para construir un aljibe revestido con mortero hidráulico.


La casa tenía dos plantas con una sola habitación por planta además de un corral adosado a la casa. No había comunicación directa entre casa y corral y era preciso salir de la casa para acceder a él. Era de planta casi cuadrada, 3,20 x 3,10 metros. Queda muy poco de él porque sus paredes, de unos 42 cm. de grosor, se han derrumbado.

La cubierta de la casa era de una sola vertiente que se inclinaba hacia el barranco. Por esta causa la habitación superior era más alta por la parte de detrás que por la de delante. Actualmente esa cubierta ha desaparecido y sólo quedan restos de sus tejas curvas de barro cocido. También ha desaparecido el techo de la planta inferior que era el suelo de la superior. Se construyó con ocho vigas de madera de las que sólo quedan dos; en ellas se apoyaba un cañizo y sobre él mortero de cal; no quedan vestigios que permitan deducir si el suelo de la habitación superior estuvo recubierto con losetas cerámicas como el inferior. Esta habitación, que supongo sería el dormitorio, tenía tres ventanas, una en cada pared exceptuando la del muro trasero, y era por tanto muy soleada y aireada.

9 La puerta de acceso a la casa, las dos únicas vigas que quedan del techo, la única ventana de esta planta desde la que se divisa la isla de Benidorm, la chimenea y restos de loseta cerámicas del pavimento.


10 A ambos lados de la ventana el aljibe y la chimenea y encima las dos únicas vigas del techo que quedan. 


La habitación inferior debía cumplir las funciones de cocina, comedor y sala de estar. Franqueada la puerta, observamos que el pavimento de losetas de barro cocido de 1 cm de grosor se asentaba directamente sobre la tierra, sin cámara que evitase humedades. A la derecha de la puerta una chimenea que se utilizaba sobre todo para cocinar. Estaba elevada del suelo, a unos 35 cm. y cubierta por una campana triangular a partir de los 80 cm. de altura. En su arranque tenía una repisa.  

11 Aljibe.

En la misma pared, al otro lado de la ventana, hay una estructura que parece un aljibe. Se aprovechó un saliente de  roca sobre la que se asentaba el muro y que no se recortó para poder construirlo. Estaba revestido de mortero hidráulico y presenta señales de haber contenido agua pero no quedan vestigios de cómo se conducía hasta allí. Por eso decir que aprovechaba el agua de lluvia es sólo una suposición.

12. El acceso a la segunda planta se conseguía mediante esta escalera en cuyo hueco estaba la alacena. 

Para finalizar la descripción de esta casita debo señalar que el acceso a la planta superior se hacía desde la baja mediante una escalera de obra. Debajo de ella se ven los restos de una alacena con al menos una estantería. Servía para guardar los escasos elementos de cocinar y comer que poseían en aquella época. No he visto ningún vestigio de electricidad y supongo que nunca la tuvo. Tampoco hay vestigios de cuarto de baño así que se supone que el corral cumpliría también con esa función.


13 La casa sin tejado y con la vegetación natural de pinos y matorral ocupando más espacio que antaño.


Tal vez he sido un tanto prolijo al describir esta casa pero estoy seguro que dentro de pocos años se derrumbarán los cuatro muros que aún se mantienen en pie y ya no será posible imaginar cómo vivían nuestros antepasados en sus hábitats temporales en pequeñas casas de campo como esta. He visto bastantes ejemplos de antiguas masías y casas de campo totalmente hundidas y de las que no queda ningún recuerdo. De la casa del Ti Ximo, que forma parte de nuestro patrimonio etnográfico, quedarán algunas fotografías y este escrito.


14 Casa del Ti Ximo. Desde la ventana de la planta baja los iconos de Benidorm: su mar, su isla, su sol, su playa.


Respecto al nombre de esta cala y barranco hay un hecho curioso. En su libro sobre los topónimos de Benidorm hasta el año 1955,  P. Almiñana suele dar muchas referencias de distintos años sobre cada topónimo. Pero en este no recoge ninguno y lo explica diciendo que se había transmitido de forma oral [4]. Yo he encontrado una referencia del año 1947: “el punto de costa denominado Cala del Barranco de Chimo, del término municipal de Benidorm (Alicante)” [5].




La mina de ocre del barranco del Ti Ximo.

Otro elemento de sumo interés en este barranco del Ti Ximo es una antigua mina de ocre amarillo que se exportaba a Alicante. El mineral abundaba en la parte baja de este barranco, en el que podemos observar varias entradas a galerías de extracción.


15 El ocre extraído en este barranco tenía un intenso color amarillo. La erosión del agua durante muchísimos milenios dejó al descubierto algunos afloramientos de ese mineral y en la carretera de acceso a la cala podemos observar algunos, por ejemplo el de esta fotografía.


Las aguas de lluvia al ir excavando su cauce durante milenios fueron dejando al descubierto pequeños afloramientos de ocre. Profundizando en ellos nuestros antepasados vieron que había gran cantidad de dicho mineral y que podían aprovecharlo.

Según los geólogos el ocre es una mezcla de óxidos y / o hidróxidos de hierro con arcillas. Por eso hay un ocre rojo, variedad terrosa de la hematites, del cual tenemos buenos ejemplos en las minas del Albir. También hay ocre amarillo, comúnmente denominado limonita, compuesta por hidróxidos de hierro (goetita y lepidocrocita) e impurezas y de este tipo era la mina de la cala del Ti Ximo. En ambos casos los minerales se encuentran rellenando fracturas de la roca y se formaron en el Triásico a partir del hierro y otras sustancias disueltas en el agua que circularon por dichas fracturas hasta precipitar en ellas.

En la parte de la Serra Gelada que corresponde al término municipal de Benidorm hubo varias minas en las que se extrajo ocre desde las últimas décadas del siglo XIX hasta la década de 1960. Una de ellas estaba junto a la Cova Gelada y en el siglo XIX se denominaba “San Pedro”. Según un diario alicantino de 1894 [6] su propietario Pedro Cortés Pérez había solicitado el registro en el Gobierno Civil “de la mina de ocre denominada «San Pedro», sita en el paraje que llaman Cueva Helada, término municipal de Benidorm”. Dicha mina figura sin nombre en el plano del término municipal de Benidorm elaborado por el Instituto Geográfico y Estadístico en 1897 y también en el del Instituto Geográfico y Catastral de 1952.


16 Detalle del plano del término municipal de Benidorm elaborado por el Instituto Geográfico y Estadístico en 1897. Localiza una mina de ocre en la Serra Gelada, muy próxima a la Cova Gelada.


Según indica en su blog Agatángelo Soler Llorca, el industrial alicantino Julio de España Ghiglione era propietario en la década de 1930 de una mina de hierro en Benidorm llamada “Los dos de siempre ya están aquí” [7] de la que no he encontrado ninguna referencia. Indica también que poseía otra mina de ocre llamada “San Rafael” y sobre ella he encontrado en el Archivo Municipal de Benidorm que estaba funcionando en febrero de 1936 y que en ella trabajaba el vecino de Benidorm Vicente Llorca. Desgraciadamente no indica su ubicación [8]; podría ser la mina San Pedro junto a Cova Gelada porque a lo largo del tiempo las minas pueden cambiar de nombre, pero es sólo una suposición.


Estas minas de ocre de Serra Gelada, como las del resto de la provincia, eran pequeñas y con escasa mano de obra. En todas ellas la extracción del mineral era manual y los operarios trabajaban por temporadas según la demanda. Esta demanda condicionaba también la cantidad extraída que podía oscilar entre 200 o 400 toneladas anuales. El mineral extraído se utilizaba exclusivamente para la fabricación de pinturas. En los últimos años se realizaba en Alicante y San Vicent del Raspeig pero en épocas anteriores la producción alicantina se exportaba a Barcelona, Gran Bretaña y Alemania [9].


La Mina San Francisco.


17 Detalle del plano del término municipal de Benidorm, año 1897. La torre de Les Caletes y el cuartel de Carabineros están marcados con precisión pero no pasa lo mismo con la mina. Sin embargo es muy probable que sea la mina de ocre del barranco del Ti Ximo. 


La presencia de una mina en el barranco del Ti Ximo aparece en el ya citado plano del término municipal de Benidorm del Instituto Geográfico y Estadístico del año 1897. Aunque no pone sus nombres se distinguen las calas Almadraba y del Ti Ximo y junto a ellas aparece un texto confuso: “Mina de Tohux”, que tal vez sea "Mina de Thous" con  el apellido mal escrito. Eso significaría que era propiedad de la familia Thous y curiosamente los padrinos del bautizo de Joaquín Orquín y una de sus hermanas fueron Alberto Thous y Vicenta Thous [1]. En el citado plano tampoco pone el signo convencional de mina que sí aparece en la mina San Pedro cerca de la Cova Gelada, lo cual nos permite pensar que tal vez no se explotaba en esos momentos. 

Sí está documentado que la mina se explotaba en el siglo XX y se llamaba “San Francisco”. En varios artículos y páginas de internet al hablar de la mina de ocre rojo del Albir se dice que se llamaba mina San Francisco. No se si se trata de un error o de una casualidad que ambas tengan el mismo nombre. Pero hay un hecho muy claro: en la documentación oficial de la primera mitad del siglo XX que he podido consultar la mina de Benidorm lleva el nombre de San Francisco y las minas del Albir tienen otros. Son más antiguas ya que en 1842 se constituyó una sociedad para explotar una “Mina de yerro titulada La Furia, en la sierra elada, término de Alfaz del Pino partida de Albir”. También en ese año se habla de otra “mina de yerro en la sierra elada, partida del Albir, término de Alfaz del Pino titulada El Desengaño”. 

En el “Boletín minero y comercial” del año 1900 se indica que en l’Alfàs del Pi estaban las minas de hierro “Concepción”, “Esperanza” y “Virgen del Carmen”.  En la década de 1930 se seguían llamando de idéntica manera: “En Alfaz del Pí se explotaron las minas de ocre de Francisco Raymundo y Aracil denominadas “La Esperanza” de doce pertenencias en el Barranco de Chirau; “La Inmaculada Concepción” en el Barranco de la Cueva del Bou de ocho pertenencias mineras; y “La Virgen del Carmen” de cuarentaycinco pertenencias situada en el Barranco del Arabí” [10]. Parece claro que hasta antes de la Guerra Civil no había en el Albir ninguna mina llamada “San Francisco”.


Volviendo a la mina de la cala del Ti Ximo no sabemos cuando se inició su explotación: “se sabe que ya, a finales del pasado siglo [XIX], se solicitó la concesión para una explotación minera […] pero lo cierto es que no se han encontrado vestigios de que se iniciara actividad alguna. Es a principios del siglo que finaliza [el XX] cuando se inicia la explotación de ocre" [11]. 

18 Estado actual de la entrada a una galería en el Barranc del Ti Ximo.


Sabemos que en 1936 se estaba explotando la mina San Francisco porque el 3 de febrero el gobernador civil de Alicante ordenó paralizar la extracción aunque no se indican los motivos. Consta en el Archivo Municipal de Benidorm que el 12-2-1936 la alcaldía remitía un oficio al gobernador civil "Manifestando que en contestación a su telegrama fecha 10 y oficio fecha 7 de los corrientes referente suspensión mina San Francisco de este término quedan cumplimentados y el vecino Vicente Llorca manifiesta en esta fecha continua trabajando en mina San Rafael”.

Al día siguiente se le envía otro oficio "Manifestando que en la mina San Francisco de este término se está secando el ocre extraído en dicha mina habiendo dado orden de suspender inmediatamente estos trabajos.” Y ese mismo día se escribe a Vicente Llorca "Manifestándole haber denunciado que hoy está acarreando el material ocre extraído de la mina San Francisco en cumplimiento a lo ordenado por el Excmo Gobernador Civil […] en oficio de fecha 3 de los corrientes suspenda inmediatamente estos trabajos". [12]. Por tanto parece que la extracción se clausuró y no he encontrado ninguna referencia sobre la continuación de extracción de ocre durante la Guerra Civil.


19 Escombrera en las proximidades de la entrada a la mina. El color amarillo intenso del ocre destaca claramente del de la piedra.  


Desde principios de la década de 1940 la Sociedad “Asensi, Pérez y Lillo S.L”. explotó la “mina San Francisco” de Serra Gelada y el mineral, según se indicaba en esos años, era con diferencia el mejor ocre de la provincia. Se manufacturaba por una empresa  de Muchamel en las fábricas de colores minerales que poseía en San Vicent del Raspeig, la “Ocrera Alicantina”, y también en Villafranqueza. En 1955 era la única explotación de ocre de la provincia y producía 207 toneladas [13].

En el año 1947 encontramos una referencia a la mina en el Boletín Oficial del Estado que publicaba una Orden indicando: 

se habilita el punto de costa denominado Cala del Barranco de Chimo, del término municipal de Benidorm (Alicante) para el embarque en régimen de cabotaje del mineral de ocre procedente de la mina «San Francisco», procedente de la razón social «Asensi, Pérez y Lillo, Sociedad Limitada», enclavada en el expresado término municipal”. Era la respuesta a la instancia tramitada por el gerente de dicha Sociedad Francisco Pérez Soler, conocido en Benidorm como “el Carburero”. Indicaba que “la entidad que representa es propietaria de una mina de mineral de ocre, titulada «San Francisco», enclavada en el término municipal antes citado; que el mineral que de la citada mina se extrae es actualmente transportado por medio de caballerías hasta el lugar que permite su carga en los carros que la llevan a la estación de ferrocarril más próxima para su transporte a Alicante; que este transporte, que supone un recorrido de seis kilómetros, encarece el precio del mineral y dificulta el desarrollo de su industria por la escasez de caballerías y material ferroviario que se precisa para efectuarlo, y que situada la citada mina a unos 130 metros de la Cala del Barranco de Chimo se obtendría con la habilitación que solicita una notable reducción en los gastos de transporte y una facilidad extraordinaria para la explotación de la referida mina”.

Las autoridades provinciales habían emitido informes favorables, se cumplían las ordenanzas de aduanas y se beneficiaba la industria minera de la región sin perjuicio ni gasto para los intereses del Tesoro.  Por eso se decidía:

1. Habilitar el punto de costa denominado Cala del Barranco de Chimo, del término de Benidorm (Alicante), para el embarque, en régimen de cabotaje, del mineral de ocre procedente de la Mina San Francisco […].

2. Los mencionados embarques se realizarán con la intervención y documentos de la Aduana de Altea y la vigilancia del puesto del Resguardo de Caletas [Guardia Civil del Racó de l’Oix]; y

3. La entidad solicitante queda obligada al abono de las dietas y gastos de locomoción que reglamentariamente corresponda al funcionario de la Aduana de Altea que intervenga los despachos de que se trata, y a facilitar los útiles que sean necesarios para realizarlos” [14].


20 Imagen de una mina alicantina de la primera mitad del siglo XX


En el balance presentado por la empresa “Asensi, Pérez y Lillo S.L” el 31 de Diciembre de 1948 se mostraba un resultado superior al previsto, debido a mejoras en la maquinaria y sobre todo a la gran calidad del producto de la mina San Francisco que ese año aportó 619 toneladas:

"Desde luego, el resultado de este ejercicio, no es debido exclusivamente a esta renovación en nuestros elementos de fabricación, pues ello aunque ha contribuido en parte, no era lo suficiente si no hubiéramos tenido la suerte de que la "mina San Francisco", nos hubiera dado en este ejercicio, un mineral de tan alta calidad como jamás tuvimos, hasta el extremo de que al someterlo a nuestro sistema de lavado, ha perdido menos de un 10% , acostumbrados a como estábamos a que este tratamiento de levigación, perdían nuestros minerales mas de un 60%  de impurezas, fácilmente se os alcanzará la gran ventaja que este rendimiento a reportado a lograr el resultado tan favorable en este balance." [15].


Como en el resto de las minas alicantinas de la época el trabajo no estaba mecanizado: “todo se hacía a mano incluso la extracción hasta el exterior mediante sacos que rezumaban la humedad. Posteriormente se instaló una vía por las que circulaban unas vagonetas, con lo que se hizo más fácil la tarea y se incrementó la producción hasta alcanzar las trescientas toneladas diarias [lo correcto es “anuales”].

A pie de mina se ponía el ocre a secar, pues era muy elevado el grado de humedad, para más tarde ser transportado, a lomos de caballerías y por estrechos senderos, hasta el Rincón de l'Oix, desde donde se acarreaba hasta su destino, en San Vicente del Raspeig” [16].


Sobre el final de esta mina he encontrado informaciones contradictorias: mientras un autor dice que su explotación duró poco tiempo otro afirma que la mina San Francisco fue la última mina de ocre que se cerró en la provincia. Es un tema pendiente de averiguar.

La mina quedó como un atractivo de la zona y fuimos muchos los que nos adentramos por alguna de sus galerías. Vimos en el suelo los raíles metálicos, un capazo de cáñamo y restos de utensilios metálicos utilizados para la extracción del mineral. En aquellos momentos la entrada de la mina estaba abierta pero posteriormente se tapió con ladrillo. Actualmente la entrada está protegida sólo por una valla metálica pero la protección es inútil porque han derribado un trozo y se puede entrar con facilidad.

21 En la valla metálica que protege la entrada falta el trozo a la derecha de la puerta por lo que es sumamente sencillo acceder a su interior.


22 Entrada a la mina. 


En el año 2008 investigadores del Museo Valenciano de Historia Natural cartografiaron más de 2.000 metros de galerías de esta mina y los sorprendentes resultados obtenidos les impulsaron a pedir que fuera incluida en el catálogo de cavidades de especial interés de la Comunidad Valenciana junto con la Cova del Far del Albir.

Esta mina de la cala del Ti Ximo es la cavidad artificial de mayor desarrollo de la provincia de Alicante [17]. Para Benidorm es otro de los muchos elementos de interés que se deben preservar dentro del Parc Natural. También es un patrimonio que se debe difundir y espero que este artículo contribuya a ello.


NOTAS

[1] https://pacobou.wordpress.com/2017/04/01/el-barranquet-del-ti-chimo/.

[2] http://elpais.com/diario/2001/08/09/cvalenciana/997384699_850215.html

[3] http://maesbatercerapagina.blogspot.com.es/2013/07/cala-del-tio-chimo-quien-y-como-era-el.html)

[4] ALMIÑANA OROZCO, P: “Els topònims de Benidorm (1321-1955)”. Ajuntament de Benidorm, 2001, pag. 288.

[5] BOE 12-7-1947. 

[6] “El alicantino: diario católico”,  9/3/1894

[7] http://rutasyvericuetos.blogspot.com.es.

[8] AMB, 4813/20: "Libro-Registro Salida de Documentos"

[9] Juan Miguel Casanova Honrubia, José Manuel Sanchis Calvete, Manuel Canseco Caballé: “Minerales de la Comunidad Valenciana”, Caja de Ahorros del Mediterráneo, 2002, pág 98.

[10]  http://rutasyvericuetos.blogspot.com.es).

[11] José Bayona Vives: “Serra Gelada”, Revista Oficial Festes Majors Patronals de Benidorm año 2000 pag. 127.

[12] AMB, 4813/20: "Libro-Registro Salida de Documentos".

[13] https://rutasyvericuetos.blogspot.com/2015/03/las-minas-de-ocre-de-muchamiel-y-san.html.

[14] BOE 12-7-1947.

[15] (https://rutasyvericuetos.blogspot.com/2013/03/.

[16] José Bayona Vives: “Serra Gelada”, ROFMPB año 2000 pag 127.

[17] http://www.laverdad.es/alicante/20081227/cultura/benidorm-finaliza-cartografia-minas-20081227.html


 

jueves, 23 de julio de 2020

Sierra Helada, Benidorm



Sierra Helada o Serra Gelada de Benidorm, un entorno natural de gran interés geológico, botánico e histórico  con atractivas rutas de senderismo.






El Parc Natural de Serra Gelada afecta a tres municipios, Altea, l'Alfàs del Pi y Benidorm y hay un acuerdo entre ellos  para vigilar de forma mancomunada su litoral. Ciertamente la vertiente marítima se merece esa vigilancia aunque en mi opinión también debería hacerse extensiva a la otra vertiente, la terrestre. 


El Parc Natural de Serra Gelada es sobre todo marítimo (azul oscuro en este mapa). La parte terrestre protegida (verde más intenso) es la más alta de la Serra Gelada. En Benidorm el límite discurre aproximadamente por la cota de 75 metros hasta Ciudad Patricia, que queda excluida de la zona protegida y a partir de ahí sigue por el límite entre el suelo urbano y el no urbanizable hasta la Punta del Pinet. Fuente: Generalitat Valenciana. 



La superficie total protegida del Parc Natural es de 5.564,74 ha., pero de ellas sólo 736,74  son de la Serra Gelada por lo que la mayor parte corresponde al medio marino incluyendo las islas. 



En Serra Gelada la zona de los acantilados es la más espectacular en los aspectos geológicos y biológicos por lo que ha sido objeto de numerosas publicaciones. La otra vertiente de Serra Gelada, sobre todo la que está por debajo de la cota protegida, es también un importante pulmón verde de Benidorm aunque, en mi opinión, no ha recibido la atención que se merece. 

 En la imagen vemos que la parte más alta de Sera Gelada, la protegida, tiene menos vegetación que la parte inferior en la que dominan las masas de pinos.


Esta zona verde de las cotas más bajas del Parc Natural y también de fuera de él, está surcada por numerosas rutas a pie y a ella dedico esta entrada del blog.

Es un ejemplo de bosque mediterráneo que sobrevive durante cuatro meses (a veces más) sin recibir prácticamente ni una gota de lluvia. A causa de esta característica climática es un medio natural extremadamente frágil pero que puede sobrevivir si la acción humana, que es su mayor peligro, no se lo impide. Por eso también este sector de la Serra necesita protección. 
Además del peligro de incendio como en todos los bosques, tiene otro: el mal uso de convertirla en vertedero incontrolado  de  cascotes de obra, restos de podas, muebles viejos, etc. 

A los pies de Serra Gelada se extiende un  área de cultivos abandonados en los que predominan los pinos y donde algunas personas se deshacen de sofás, sillones, neumáticos, etc., También se puede ver esta embarcación abandonada en la zona del Pla del Cuartel.


Su adecuada conservación permitiría preservar un ecosistema de clima seco que sobrevive con unas precipitaciones anuales que suelen oscilar entre 300 y 350 litros/m2. Cuando hay una gran humedad ambiental se condensa en las hojas de la vegetación en forma de pequeñas gotas de agua, sobre todo durante la noche. Supongo que este aporte hídrico paliará algo la gran indigencia de lluvia de Serra Gelada.

La humedad se condensa en las hojas de los pinos y forma pequeñas gotas de agua.

Serra Gelada tiene un interesante uso recreativo porque está surcada por numerosas rutas utilizadas para pasear a pie (sólo o con mascotas como es mi caso), a caballo, en bicicleta de montaña, etc. 


Una de las muchas rutas que ofrece Serra Gelada.


Por eso, y pensando en servir de ayuda a los visitantes que recorren este entorno natural me he decidido a escribir esta entrada centrándome en la vertiente terrestre por debajo de la cota del Parc Natural, una zona menos conocida pero no menos interesante. 



Aspectos geológicos.
En el término municipal de Benidorm hay tres relieves montañosos destacados: Puig Campana, Serra Cortina y Serra Gelada. Ninguno de los tres discurre íntegramente en su territorio sino que los comparte con otras poblaciones. En el caso de la Serra Gelada Benidorm posee casi los dos tercios occidentales y l'Alfàs del Pi algo más del tercio oriental.

Serra Gelada emerge de la zona llana situada entre las bahías de Altea y Benidorm como si fuera una península.


Si miramos el mapa siguiente observaremos que tiene una orientación NE-SO y parece una península rocosa que se adentra en el mar teniendo en sus extremos al Albir en  la bahía de Altea y el Rincón de Loix en la bahía de Benidorm. Con una longitud de 6 km, una anchura media de 1,5 km y una altura máxima de 438 metros en el "Alt del Governador", presenta la peculiaridad de ser la única elevación de la Marina Baixa situada íntegramente junto al mar.



Geológicamente es un anticlinal del cretácico inferior formado por rocas  calizas en unos sectores y margo-areniscas en otros. 
En la parte caliza existen fenómenos típicos de estas formaciones como por ejemplo estalactitas y estalagmitas en la Cova del Far (l'Albir) y acuíferos, como el que actualmente explota el parque acuático de Aqualandia-Mundomar.



Las rocas areniscas también han tenido mucha importancia en la configuración actual de la Serra Gelada. La erosión que durante millones de años actuó sobre ellas acumuló a sus pies, en la parte litoral, una ingente cantidad de arenas que entre otras cosas formaron las playas de Benidorm.


Corte transversal de la Serra Gelada sobre el Alt del Governador indicando los materiales líticos que la forman. Dibujo publicado  por el geólogo Alfonso Yébenes. Muestra la importancia de las areniscas calcáreas (señaladas como C2) que aportaron las arenas de las dunas fósiles y a las playas de Benidorm. Aunque en este esquema las dos vertientes aparecen inclinadas, el flanco marino cae casi en vertical.


Por la parte de la mar el acantilado que caracteriza a esta vertiente tiene un origen tectónico, es decir producido por una falla a principios del Plioceno, hace unos 12 millones de años dando origen a esos impactantes precipicios. Supuso también el hundimiento el sector SE de la Serra Gelada . Hoy día esta sumergido y sólo emerge su parte más alta formando la isla de Benidorm. 
Pero no siempre fue así. Hace unos 100.000 años, el nivel del mar estaba unos 100 metros más bajo que el actual con lo que la línea de la costa estaba a 25 km de la actual. A los pies de la sierra se extendía una gran zona de tierra cubierta de arena procedente de la descomposición de las rocas areniscas. El viento arrastró esas arenas hasta chocar con Serra Gelada  y formó a sus pies grandes dunas que escalaron parte del acantilado. Posteriormente el nivel del mar subió hasta la cota actual pero las dunas eran tan altas que su parte superior quedó emergida y se fosilizó formando las eolianitas, un interesante fenómeno geológico que se da en muy pocas zonas del mundo. "Es un tipo de duna poco frecuente y estos afloramientos se encuentran entre los más desarrollados del mundo, tanto por el volumen de arena acumulada como por la altura que alcanzan" indica una publicación de la Diputación de Alicante (http://www.senderosdealicante.com/ geologicos/lugares/serragelada.html.)


Dunas fósiles o eolianitas en la vertiente marítima de Serra Gelada. Los estratos horizontales de la roca  arenisca contrastan con la inclinación de las dunas fósiles.



La abundancia de arenas en los fondos marinos de Serra Gelada provocó que en la segunda mitad del siglo XX se utilizaran en varias ocasiones para regenerar algunas playas, no sólo las de Benidorm, provocando un impacto sobre el medio natural que hoy día valoramos negativamente. Afortunadamente estas actividades están ya prohibidas por el "Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la Serra Gelada y su zona litoral" del año 2005: "no podrá realizarse ningún aprovechamiento extractivo, cualquiera que sea su modalidad o envergadura, tanto en el ámbito terrestre como en el marino." Esta disposición impide también la extracción de piedra y de ocre que se realizó en otras épocas.



Antiguos nombres de Serra Gelada.
Serra Gelada, como la mayoría de las montañas de la comarca, presenta la característica de ser asimétrica: en la parte que da a la mar tiene una vertiente con un frente muy abrupto, que en algunos sectores forma un precipicio de unos 300 metros prácticamente vertical. La vertiente que da a tierra, en cambio, es de pendiente más suave, aunque la escorrentía de las aguas pluviales ha excavado una red de drenaje con numerosos barrancos.



Vertiente de tierra de la Serra Gelada. Pendiente suave donde la erosión de épocas anteriores más lluviosas  excavó  numerosos barrancos. 


La morfología de Serra Gelada es muy distinta si se mira desde tierra o desde la mar, lo que posiblemente explica los diversos nombres que ha recibido en otras épocas. El topónimo más antiguo que conocemos es el de Peñas del Albir documentado ya en 1447. Da la impresión que lo utilizaban sobre todo los hombres de la mar que veían la sierra como una mole rocosa. 
Se ha sugerido que la palabra Albir se transformaría posteriormente, en el siglo XVIII, en Arabí y de ahí que la Serra Gelada también aparezca denominada en algunas cartas náuticas como Peñas del Arabí. Su nombre se conserva actualmente en la pequeña isla frente a la Serra que en Benidorm se conoce como Illa Mijana pero que en otros sitios se denomina Illeta Penyes d'Arabí.  
Esta palabra, Arabí, según Mikel Epalza significaría "el vigilante". Sea cierta o no esta interpretación filológica, desde el punto de vista histórico está demostrado que en al menos cuatro puntos de esta sierra hubo, desde la Edad Media hasta el siglo XIX, vigilantes encargados de dar la alarma en caso de arribada de corsarios, un peligro demasiado frecuente en esa época.
Otro nombre dado por gentes de la mar es el de Peñas de Oro. Lo contaba Bernat Català de Valeriola en el año 1607. Era el "veedor" de la costa del Reino de Valencia y el encargado de pagar a los guardias de castillos y torres vigía del litoral. Indicaba  que los corsarios norteafricanos la denominaban así por la gran cantidad de cautivos que hacían en esa zona: "estes dos torres [Bombarda y Caletes] estan en les peñes del Albir y los moros los diuen Peñas de oro, per lo que cativan cada dia, tant com aço que enguany an cativat tres soldats". Esta denominación no se adoptó en nuestra tierra por razones obvias.

El nombre que sí ha perdurado es el actual de Serra Gelada. A diferencia de los anteriores, fue creado por los habitantes de la zona, agricultores en su mayoría, que veían la vertiente de tierra. Apareció en el siglo XVIII y su origen es dudoso. 
Se han sugerido dos posibilidades. La primera dice que hay  un abrigo rocoso denominado Cova Gelada, situado en las inmedaciones de la EDAR, casi en el centro de la sierra; por alguna circunstancia el nombre de Gelada se extendió a toda la Serra. La otra posibilidad es que según la tradición popular estamos en una de las zonas más frías de Benidorm.
También existe el topónimo Moncaixer para designar esta Serra, documentado en el siglo XVII. Según el Diccionari de Benidorm significa "sierra de dos caras" ya que una es normal y la otra es un abrupto precipicio.



La vegetación de la Serra Gelada.
Además de sus valores geológicos la importancia de las especies vegetales y animales de este entorno de Serra Gelada lo convierte en algo excepcional que motivó su protección mediante el DECRETO 58/2005 de la Generalitat Valenciana. En él se indicaba que "la Serra Gelada [...] alberga reductos de vegetación de un valor excepcional. Cabe destacar, en este sentido, la interesante duna fósil colgada y la peculiar vegetación que la coloniza. Además, la sierra comparte diversos endemismos botánicos con el vecino Penyal d’Ifac.

Los elementos más originales de esa vegetación están en la vertiente marítima, la de los acantilados. En las dunas crecen especies endémicas como la Palomilla (Linaria arabiniana), la “Llunetes” (Biscutella montana), el Enebro de las Dunas (Juniperus macrocarpa), la camarina o camariña (Corema album) una planta única en todo el Mediterráneo al tratarse de una especie atlántica, que probablemente fue transportada por las aves hasta este abrupto litoral.
También destacan las especies rupícolas, es decir que colonizan las rocas. Entre ellas encontramos la Silene de Ifach (Silene hifacensis), que actualmente se está recuperando en el parque, la “Orelleta de Ratolí” (Sarcocapnos saetabensis) o la “Canyeta d’or” (Asperula paui subp. dianensis).
Evidentemente, dada su ubicación, resulta imposible   observar esta interesantísima flora paseando desde tierra por lo que no insistiré más sobre ella. Algo parecido ocurre con el otro gran atractivo de esta zona marítima que es su fauna, entre la que destacan varios tipos de aves. 

Por la parte de tierra, en cambio, es muy fácil observar su riqueza vegetal. Ya hemos visto que aquí la Serra Gelada tiene una pendiente suave, de unos 21 grados, lo que permitió su ocupación por el hombre desde épocas remotas. La acción humana mediante el pastoreo, la agricultura y la explotación de canteras de piedra caliza y minas de ocre ha sido intensa en esta parte, mientras que por la parte del mar apenas ha sufrido impactos humanos salvo los producidos por la cascada de aguas residuales vertidas desde la EDAR y las ya comentadas extracciones de arena.

La actividad humana que más testimonios ha dejado en el paisaje ha sido la agrícola, sobre todo en las cotas más bajas donde se pudieron obtener tierras de cultivo eliminando la vegetación natural. No sabemos cuándo se inició el proceso. En épocas romana e islámica Serra Gelada y sus inmediaciones debieron tener una ocupación muy débil y apenas han quedado restos de ella. 
En la Edad Media, tras la incorporación de este territorio al Reino de Valencia, siguió teniendo una densidad de población muy baja y no necesitaron cultivar la vertiente inclinada de la Serra Gelada. Desde que en 1325 se creó Benidorm toda ella estaba dentro de su término municipal y tenía la obligación de vigilarla y defenderla. A partir del siglo XV las incursiones de piratas norteafricanos se hicieron más intensas y poco a poco se despoblaron Benidorm, el Albir y Altea. Hacia 1502, tras un ataque corsario, los habitantes de Benidorm lo abandonaron y su término municipal, Serra Gelada incluida, fue anexionado a Polop que se encargó de su defensa.
La situación se mantuvo así hasta el siglo XVII cuando se repoblaron Altea y Benidorm. Esta última localidad recuperó sólo el sector de sierra que posee hoy día ya que el resto siguió en término de Polop hasta que tras la creación del municipio de l'Alfàs del Pi a principios de siglo XIX pasó a la nueva villa.

El Riego Mayor del Alfaz, creado en 1666 al mismo tiempo que el nuevo Benidorm, permitió un incremento de población tan grande que en el siglo XVIII, agotadas las tierras llanas más fértiles, se empezaron a roturar las laderas montañosas, pedregosas, con excesiva pendiente y poco aptas para la agricultura. Los cultivos fueron escalando la falda de Serra Gelada hasta donde la naturaleza del suelo lo permitió. Con mucha laboriosidad configuraron unos campos de cultivo mediante muros de piedra seca. Donde había algo de suelo aprovechable, se creaba un bancal aunque fuera pequeño. Muchos de ellos impresionan por la cantidad de trabajo humano invertido para plantar tan sólo un árbol, como por ejemplo en algunos barrancos. Los bajos rendimientos de esta agricultura a costa de un gran esfuerzo se comentaban con ironía en una "copleta" de Benidorm que recogió Miguel Guardiola:
Tu que sembres i llaures
per les costeres,
en arribar la collita,
¡colliras pedres!
(Tu que siembras y labras / en las cuestas, / cuando llegue la cosecha, / ¡recogerás piedras!).

Serra Gelada vista desde el Albir a principios de la década de 1960. Destacan los cultivos abancalados que se extienden a sus pies. Se observa que la masa de pinos que hoy cubre esta sierra estaba muy poco desarrollada.



Hoy día podemos observar en Serra Gelada las huellas de esta antigua ocupación agrícola que llenó de bancales sus laderas y barrancos. Predominaban los algarrobos  y aún se pueden observar los troncos secos de algunos. En las zonas más bajas había superficies más amplias que permitían cultivos no arbóreos (cereales, leguminosas, etc.) Un brazal de la Séquia Mare, el braçal de Sanç, recorría la base de la sierra desde la ermita de Sanç hasta el Racó de Loix donde desembocaba en el mar y permitió algunos cultivos de regadío. A finales del siglo XVIII el botánico Cavanilles destacaba la existencia de “maízes monstruosos”, es decir muy altos.


A partir de 1950, con la nueva economía turística, estas tierras marginales fueron las primeras en abandonarse, especialmente en aquellos sectores en los que era imposible el regadío. Los muros de piedra seca, por su horizontalidad, han contribuido a mantener la tierra y a favorecer el crecimiento de la vegetación natural, que ha recuperado esos espacios que antaño fueron suyos. También permitió su repoblación con pinos, la especie que hoy día es más visible.
Por desgracia la falta de mantenimiento está destruyendo poco a poco esos bancales por efectos de la erosión.

A continuación os pongo imágenes de algunas especies vegetales que por su abundancia podemos observar con facilidad si paseamos por esta zona baja de Serra Gelada. Hay muchísimas más pero el objetivo de este trabajo no es describirlas todas, algo que sólo puede hacer un botánico. Yo os comento las que me han parecido más interesantes.

El aspecto de la vegetación de Serra Gelada varía a lo largo del año. En los meses lluviosos, de octubre a mayo, la humedad del suelo permite el desarrollo de especies de ciclo corto. En invierno el suelo está cubierto de hierba en unos sectores y de musgos y líquenes en otros. El principio de la primavera es la época de las flores, de variados colores y formas. El verano es la época más dura. En castellano el verbo "agostar" indica el mes en que la vegetación se seca pero en esta zona climática el proceso empieza ya en junio. En julio y agosto hay en la Serra un fuerte olor a pinaza y a resina que yo denomino "olor a peligro de incendio" pues el fuego se propagaría fácilmente a causa de tanta vegetación seca. Las lluvias otoñales alivian la larga e intensa sequía estival.


En los meses de invierno la humedad del suelo permite el desarrollo de musgos y líquenes.



El pino carrasco (Pinus halepensis) es la especie arbórea casi única en esta zona ya que su cultivo más importante, los algarrobos, se secaron  por falta de cuidados. Aún se pueden ver algunos troncos secos que en ocasiones presentan rebrotes. 


El Pinus halepensis es el árbol que domina el actual paisaje de Serra Gelada. Se introdujo por repoblación.



El algarrobo se secó y sobreviven sus rebrotes




Fotografías anteriores a 1950, muestran una Serra Gelada sin vegetación. Se debía a la intensa ocupación humana por la agricultura. Por encima de los cultivos el pastoreo y la recolección del esparto y del palmito (para fabricar escobas) mantenían una densidad de vegetación menor que la actual.
La vegetación natural se recuperó de forma espontánea. La acción humana en la década de 1950 permitió su repoblación con pinos. 

Entre la vegetación natural que ha recolonizado los antiguos campos de cultivo destacan las especies arbustivas como la coscoja o coscoll (Quercus coccifera), lentisco o llentiscle (Pistacia lentiscus) y los espinos negros o espinal negre  (Rhamnus lycioides) cuyo hábitat natural son los bosques esclerófilos, en nuestro caso de pinos.
En un punto un tanto apartado encontré varios madroños  o arborcers (Arbutus unedo), una especie protegida. 




Coscoll o Quercus coccifera



Quercus cocifera con sus típicos frutos



Pistacia lentiscus con sus típicos frutos rojos


Pistacia lentiscus


El Rhamnus lycioides, muy abundante, es un arbusto que como el lentisco o la coscoja pueden superar los 2 metros de altura.

Arborcer (madroño) o Arbutus unedo


Detalle del Arbutus unedo




Este arbusto, Aladern, Aladierno (Rhamnus alaternus), alcanza alturas semejantes a los anteriores pero sus ejemplares no son tan numerosos.  



Detalle de las hojas dentadas del arbusto anterior.

Otras especies de menor tamaño, fáciles de observar como las anteriores, son las jaras o estepa blanca  (Cistus albidus), con sus características flores de cinco pétalos rugosos de color rosado o lila. 



También vemos el brezo o bruc (Erica multiflora)


Erica Multiflora con un a abeja en sus flores




También destacaré el enebro o ginebre  (Juniperus communis), cuyas bayas se han utilizado para la elaboración de la ginebra. 



El Juniperus communis es relativamente frecuente en esta parte de Serra Gelada.


Juniperus communis con sus bayas


En toda la Serra Gelada abunda el esparto o espart (Stipa tenacissima), tan utilizado en la antigüedad para confeccionar cuerdas, cestas, calzado, etc. En Benidorm hay un refrán que dice: "Si el Puig Campana du capell, pica espart i fes cordell". Significa que durante el mal tiempo los agricultores debían quedarse en casa y trabajar el esparto. El refrán aparece en muchas otras localidades valencianas y en cada una ponen el nombre de una montaña próxima.



Entre las plantas de pequeño tamaño llama la atención por su aspecto y abundancia una planta con multitud de nombres en castellano siendo más populares uva de pastor y uña de gato, en valenciano raïm de pastor (Sedum sediforme). 




Raïm de pastor creciendo entre rocas junto a líquenes. 

Es una planta crasa con pocas exigencias de agua que antiguamente se veía en los tejados lo que dio lugar al dicho popular:
“Que coses més bones que cria el Senyor, 
damunt de les teulades raïm de pastor”
Alude a que tenía usos medicinales muy variados y también porque, adobada en vinagre, constituía un aperitivo muy apreciado en otras épocas.

Entre las varias especies de setas que crecen en esta Serra Gelada me parece interesante señalar una que surge en los otoños más lluviosos. Tiene  la forma y el color de un champiñón pero de tamaño mucho más grande ya que su sombrero puede alcanzar un diámetro de unos 17 o 18 cm.





Variedad de champiñón silvestre de gran tamaño que crece en los otoños lluviosos en las zonas más umbrías de la Serra Gelada, debajo de los pinos y entre sus hojas secas. Todavía se está desarrollando porque su sombrero conserva la forma redondeada inicial.



La misma especie de la imagen anterior cuando ha alcanzado su total desarrollo con un sombrero que en algunos ejemplares pueden alcanzar casi 20 cm de diámetro. 

Ademas de esta especie de color blanco abundan las setas de color bronceado como las dos que incluyo a continuación.




Hay otras muchas especies vegetales cuya enumeración sería prolija. En su lugar os presento las fotografías de las que me han parecido más interesantes. Algunas de ellas (orquídeas, jacintos, lupinos, etc.), suelen verse en primavera, tras los períodos lluviosos y llaman la atención por su colorido y belleza.


Falso narciso, narcís de muntanya. Narcissus pseudonarcissus.








Nazareno (castellano), calabruixa o all de bruixa (valenciano). Muscari neglectum














Gladiolo, gladiol o lliri d'espases. Gladiolus communis.















Panialadro en castellano, bracera fina en valenciano. Centaurea aspera








La fauna de Serra Gelada.
Antes de que los humanos ocuparan esta sierra la presencia animal debió ser abundante. La Prehistoria nos enseña que en la Cova Gelada hace más de 20.000 años, aquellos antepasados nuestros cazaban y consumían caballos, toros, cabras montesas y ciervos, todas ellas especies que desaparecieron posteriormente de este ámbito. Las especies que se consumían entonces y que hoy sobreviven eran conejos y caracoles.

La introducción de las actividades agrícola, pastoril, de recolección, etc., supusieron una reducción importante  del hábitat de todas las especies y por tanto de su número hasta llegar a la precaria situación actual. 
La caza ejerció también una presión sobre algunas especies y exterminó otras que entraban en competencia con el hombre. Jabalíes, lobos y zorros que es seguro poblaron este hábitat fueron exterminados por completo porque durante años se procedió a su exterminio por ser considerados "dañinos". Las actas municipales recogen algunos casos. Por ejemplo en 1936 se intentó eliminar “animales dañinos” y aunque no se especifica la especie serían muy probablemente los zorros ya que competían con el hombre en la caza de conejos y otras especies. (AMB 4813/20). Se comunicó a los alcaldes de pueblos limítrofes que el envenenamiento se había realizado durante el período de veda colocando cebos de estricnina en la parte norte de Benidorm y en Serra Gelada.
El por qué de este exterminio lo explicaba años más tarde Pere Maria Orts i Bosch en una novela, Benizalema, que nunca publicó. En ella aludía a los zorros como un peligro para las aves de corral: "Voy a cerrar puertas y a ver si los animales ya están recogidos no sea que pierda alguno. Dicen que por las  noches bajan zorras de la sierra Freda [Gelada] y, que hasta dentro del pueblo entran, cuanto más aquí que estamos en pleno campo". 

Entre la fauna de vertebrados predominan los conejos, visibles en toda la sierra sobre todo al amanecer y al atardecer. Menos fáciles de observar son las ardillas pero se dejan ver de vez en cuando. La acumulación de piñas roídas al pie de algunos árboles delata su presencia. 

Entre los reptiles sólo en una ocasión pude ver una tortuga y me queda la duda de si era un animal autóctono o dejado en libertad por su propietario. En cambio he visto en bastantes ocasiones serpientes de distinto tamaño, desde unos 20 cm hasta mas de 1,5 m. 



Es curioso el caso de los sapos o gripaus. Los he visto  raras veces tras las lluvias. Sin embargo es fácil ver sus huevos. Hay una pequeña balsa de cemento construida hace años por los cazadores. La llenaban de agua, esperaban ocultos a los animales que iban a beber y les disparaban. Hoy día se llena sólo cuando llueve en abundancia y es entonces cuando los sapos ponen sus huevos formando largas hileras como una especie de rosario. Eclosionan en poco tiempo y la balsa se llena de renacuajos. Por desgracia se suele secar muy pronto y estos animales no pueden completar su ciclo de crecimiento.  


La pequeña balsa, antiguo engaño para cazar animales, ha dado una posibilidad de desarrollo de una especie no muy abundante.


Los renacuajos nadando en el agua de la pequeña balsa

De entre las aves me parece interesante destacar las perdices. En primavera he podido observar algunas veces a la madre con sus crías siguiéndola en perfecta línea recta. Actualmente estas aves ya no temen al hombre y al principio de la ruta del faro del Albir algunos ejemplares se han habituado a la comida que les ofrecen los viandantes. Es un contraste muy grande respecto a otras épocas en las que su caza había sido habitual. En el periódico “El Graduador” del 3 de julio de 1883 se publicaba la siguiente información:  
A LOS CAZADORES. – Las perdices abundan en Sierra Helada. 
Un pastor que baja los domingos á Benidorm hacía subir á veinte el número de polladas de tales animalitos que vió en un solo dia. Con que á preparar las municiones y la escopeta y á Sierra Helada”.


Habéis comprobado que esta entrada no es sólo histórica. He añadido elementos geológicos y sobre todo de botánica porque he pensado que podía ayudar a apreciar y entender mejor este espacio natural tan valioso que tenemos en Benidorm y de esa manera contribuir a que ciudadanos y autoridades se impliquen en su conservación. 
Es frecuente encontrar colillas por los caminos. Es una imprudencia fumar en ese espacio en el que el fuego puede prender con suma facilidad, sobre todo en los meses estivales.
En los días de Pascua hay grupos de personas que acuden a Serra Gelada a pasar la tarde y merendar, una actividad tradicional. Pero algunos dejan el lugar lleno de plásticos, latas, etc., y estropean el atractivo natural por el que escogieron ese lugar.
Durante los momentos más duros del confinamiento muchas personas acudieron a este espacio a hacer deporte corriendo o en bicicleta y dejaron los caminos llenos de botellas de plástico, latas de bebidas isotónicas, envoltorios de barritas energéticas, servilletas, etc. El buen deportista sabe compatibilizar su afición saludable con el respeto al medio ambiente que le permite llevarla a cabo. 
Estos son sólo algunos ejemplos de malos usos que debemos evitar a toda costa para la correcta conservación de este espacio tan valioso de Benidorm del que todos podremos disfrutar si lo respetamos.

Para finalizar me gustaría recordar que turismo y protección del medio natural no son incompatibles. Lo dice la Generalitar Valenciana: "estas excepcionales condiciones naturales [de Serra Gelada] se dan en un entorno turístico de gran frecuentación (se estima que a Benidorm acuden más de 5 millones de viajeros al año), que constituye de hecho el de mayor densidad de toda la Comunidad Valenciana, y donde es precisamente la presencia de mar y costa el mayor activo y atractivo de este sector económico. Tal coincidencia en un espacio relativamente reducido no debe interpretarse como una paradoja, a pesar del riesgo que representa para la parte más débil: el medio natural. Resulta cada vez más evidente que un entorno adecuadamente conservado es un factor de relevancia a la hora de la elección del destino turístico, a la vez que permite completar la oferta de ocio.” (DECRET 58/2005, d’11 de març, del Consell de la Generalitat, pel qual s’aprova el Pla d’Ordenació dels Recursos Naturals de la Serra Gelada i la seua zona litoral)